Los más fuertes tienen la obligación

Los más fuertes tienen la obligación
Por Jorge V. Ordenes L.
Las agrupaciones más organizadas y financieramente sólidas, o menos insolventes, tienen la obligación de liderar y mantener la serenidad ante el desbarajuste y hasta violencia políticos, el desamparo sicológico y abandono moral en que ha entrado la colectividad boliviana, toda la colectividad, ahora que entre otras cosas estamos rellenando los formularios otorgando fotografías y dígitos al aclamado “patrón biométrico”, y que nos encaminamos a la elección de diciembre con cierto optimismo de que al votar se tome la huella digital de cada sufragante a manera de control “biométrico” de modo que se descarte el plurivoto ilegal y el voto de difuntos como parece haber ocurrido en gran escala en el Occidente del país en referendos recientes. Lo ideal sería que todas estas organizaciones más o menos opositoras al Gobierno se uniesen políticamente por lo menos para intentar ganar el mayor número de escaños del Senado Nacional en la elección de diciembre. Soñar no cuesta nada pero por ahí se produce una especie de sortilegio dada la amenaza de estatismo a como dé lugar que viene blandiendo el Órgano Ejecutivo (ÓE).

Hoy algunas prefecturas, sobre todo de la Media Luna, han preferido abstraerse silenciosamente de la realidad de vacíos de liderazgo provocados mayormente por ellas; así como hay agrupaciones políticas que, por figurar y sacar tajada por más mínima que sea, vienen procediendo como si el Gobierno actual, que incluso ha optado por echar por la borda el nombre de República de Bolivia, fuese uno más a imagen y semejanza de los anteriores. Más de lo mismo ya no va y por eso hay que proceder en forma inédita, y sobre esto urge insistir.

Todo esto acontece en un clima de cismas regionales y políticos donde el ÓE sufre la disidencia de los asambleístas como Loayza y otros; donde un partido como el MNR está a punto de automarginarse con pugnas intestinas; donde la empresa privada se divide entre los acomodadizos que hoy respaldan y hasta aplauden las cosas del ÓE; donde se habla, nada menos que en la mismísima España, de “república española”, de votos a favor de Su Excelencia (S.E.) entre bolivianos corridos por el subempleo (que en el “Estado Plurinacional” en este momento alcanza más del cincuenta por ciento), de que “el indio bolivianos no es vengativo” como si alguien en Europa hubiese dicho que lo era, de cómo es malo ser hijo ¡de español! y otros desaciertos por no decir tonterías que nos hacen quedar mal a todos los bolivianos. Se nos han ido las yemas de los dedos pidiendo disculpas por la red internet a los amigos y conocidos españoles de dentro y fuera de España. En esto, los intelectualmente menos débiles que asesoran a S.E. debieron haber hecho un mejor papel con su pupilo que ha confesado honestamente que “no lee libros”, ni tampoco discursos lo que seguramente no sabían en el barrio Leganés de Madrid donde habló.

Román Loayza debe considerarse un posible opositor político con hueste que hasta hace un par de años apoyaba a S.E. y a los que con el tiempo se convirtieron en los duros del ÓE. Pero desde entonces es obvio que se ha ido desilusionando hasta llegar a la honesta conclusión de que si S.E. no se deshacía de los duros, él, Loayza, se deshacía del MAS (habiendo sido fundador). Claro que Loayza en diciembre puede conseguir escaños en el Congreso Nacional sobre todo si aúna fuerzas con otros disidentes de arrastre de El Alto y de las zonas rurales de los Andes.

Hasta el momento de la detención ilegal y violenta del Prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, las prefecturas y sobre todo la del Departamento de Santa Cruz gozaba del apoyo de quizá un millón de cruceños y no cruceños que residen en Santa Cruz de la Sierra. Pero desde entonces y pasando por el artero sitio de Santa Cruz de septiembre de 2008 por gente armada, el silencio ha cundido entre los que entonces eran políticamente los más fuertes. La razón: un misterio. Que toda causa tiene defensa es cierto. Algún día saldrá la defensa de la causa que aludo para que por lo menos la historia se entere y relate; y los errores no se repitan.

Resulta prometedor que el Comité pro Santa Cruz y la CAINCO se hayan avenido luego de haber expuesto sus respectivas posiciones sobre todo en lo de invitar a S.E. No puede ser que estas divisiones socaven aún más la voluntad de unión y autonomía departamentales (y no otras). La unión hace la fuerza y ésta en estos momentos se necesita. Además, tendría mucho de bueno, aunque sabemos que nada es perfecto, que la Media Luna apoyase abiertamente la candidatura del ex prefecto de Cochabamba y del todavía Prefecto legal de Pando. Es mucho más urgente restar poder al ÓE e intentar serenar a S.E., que dejar las cosas en río revuelto donde la ganancia en última instancia no sería tanto del MAS y compañía sino, peor, del venezolano y sus deseos contagiosos de eternizarse en la presidencia. Este señor es otro que debería leer libro tras libro en un afán de que… el olmo dé peras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: