Saber cuándo nacionalizar

Saber cuándo nacionalizar
Por Jorge V. Ordenes L.
Saber por qué y cuándo nacionalizar legalmente no es nada del otro mundo sobre todo cuando se trata de intervenir una banca privada gigantesca como la de EEUU que por angurrienta, descuidada y incluso despiadada ha jugado con el dinero del público cuando éste jamás tuvo control directo, por lo menos hasta hora, de cómo y dónde se “invertía” su plata. Peor todavía ha sido el desempeño de las agencias federales encargadas de vigilar los servicios de inversión incluyendo los grandes bancos, las bolsas, las compañías de seguro e incluso las agencias federales encargadas de colaborar al público en el financiamiento de la compra de inmuebles, etc. La crisis se gestó en EEUU, pasó a Europa, y la mayor parte del mundo creyó en la manera estadounidense de crear “derivativos” financieros dizque “rentables”. Cuándo se quiso cobrar ¡no hubo, ni hay, ni habrá dinero! a no ser que el fisco intervenga, en el caso de EEUU y pese a su cuantioso endeudamiento, con recursos del pueblo. Y ahí está la madre del cordero.

Una parte de la culpa de la crisis financiera de EEUU radica mayormente en los gobiernos republicanos que empezando por el presidente Ronald Reagan creyeron que “el mercado libre” era mago y/o prestidigitador de las finanzas y que como tales iban a regular los mercados y mantener la bonanza con una mínima intervención del Estado, las leyes y las regulaciones que Reagan comenzó a desmantelar socavando las razones que las llevaron en su momento a adoptarse y tener efecto. El Gobierno de G.W. Bush exacerbó la situación y ahora el mundo está sufriendo las terribles secuelas de pérdidas y disminuciones de toda índole incluyendo las de los precios de los productos primarios, la escasez de créditos, la tremenda falta de inversión, la demanda débil generalizada y, sobre todo, la inhabilidad de tanto banco amedrentado de prestar dinero porque deben más de lo que valen.

Y claro, recientemente esos bancos han bregado para que el Gobierno de EEUU los “colabore” con miles de millones de dólares del pueblo lo que a muchos nos parece una barbaridad. Sobre todo si el dinero es utilizado para pagar deudas y dividendos de sus accionistas, repartir bonos a sus ejecutivos, etc. Por ejemplo, el Citibank y el Bank of America en este momento tienen un valor de mercado de cerca a treinta mil millones de dólares, y sólo se mantienen a flote porque se espera que el Gobierno los rescate. Pero como dice el ganador del Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, se trata de “bancos zombi” que urge nacionalizar porque financiarlos sin nacionalización es una especie de socialismo ácido donde el contribuyente corre con el riesgo, los bancos se benefician, se retarda la recuperación y los bancos zombi se perpetúan.

La verdad es que sin que el Gobierno federal sitúe a sus representantes, o sea representantes del pueblo de EEUU, en los directorios de estos bancos (y el presidente Obama lo puede hacer) es muy probable que el dinero se malgaste una vez más lo que quiere decir que no se utilice en la extensión de crédito a empresas privadas de modo que éstas inviertan en planta, equipo y personal a fin de que la economía comience a revivir y el desempleo descienda. Se trata pues de que los representantes de los ciudadanos que pagan impuestos tengan voz y voto en los directorios de los bancos donde se decide dónde va el dinero. El capitalismo en general y en particular el de EEUU históricamente se ha recuperado de bajones de actividad o de demanda agregada a costa de su población que si bien incluye a pudientes, desde luego incluye a la clase media que es mayoría, y a los pobres. La verdad es que la clase media siempre ha pagado el mayor precio y, si tiene que volverlo a pagar ¡que decida!

Mucha gente en EEUU y otras partes tiene miedo a la palabra nacionalización porque se la asocia con socialismos extremos. El gobierno sueco, por ejemplo, se hizo cargo de dos bancos privados quebrados en 1992, los empalmó en una sola institución que internacionalizó y todavía hoy es dueño del veinte por ciento de las acciones de un banco exitoso. Otro tanto debería hacerse en EE.UU. donde nada menos que el campeón del libre mercado, Alan Greenspan, acaba de decir que quizá sea momento de nacionalizar algunos bancos grandes temporalmente para facilitar su reestructuración. Yo creo que Mr. Greenspan lo dice porque sabe que cada semana la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, o sea el Gobierno, interviene la banca privada a razón de dos bancos relativamente pequeños por semana para hacerse cargo de los activos, pagar la deuda basura y revender el banco saneado a inversionistas privados recuperando el dinero.

En otras palabras, el Gobierno nacionaliza bancos temporalmente que es lo que el Gobierno federal debería hacer hoy con la banca grande. Como dice Krugman, quizá deba usarse el término “pre privatización” en vez de nacionalización, aunque tener miedo al significado de las palabras y dejarse encandilar por él es pueril en EEUU y en cualquier parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: