La exigencia de visa a estadounidenses

La exigencia de visa a estadounidenses
por Jorge V. Ordenes L.
Exigir visa a estadounidenses tiene que ver con ¿dignidades?, ¿represalias?, ¿ignorancia?, ¿politiquería?, ¿sumisión a extranjeros?, ¿una combinación de estas cinco? Ninguna, tiene que ver con estulticia, o sea estupidez. ¿Por qué? Porque es tonto dispararse en el pie. Por eso. Pero se ha dado más de un caso en Bolivia en que dispararse en el pie ha sido por llamar la atención y/o cobrar seguro. Lo lato es que cualquier razón se descubre rápidamente, como se descubre que exigir visa a estadounidenses no es solamente tonto sino innecesario. Entre otras cosas nefastas, será pasto de corrupción de los cuatro consulados que Bolivia tienen en un mundo de 300 millones que es EEUU, y, peor, será causa de pelea entre gente boliviana para ser asignada como cónsul. Así no más es todavía nuestra idiosincrasia pluricerebral.

Por más que uno busque, no hay razón para exigir visa a estadounidenses que vienen con dinero de gasto turístico o de inversión que los bolivianos necesitamos poco menos que desesperadamente, sobre todo para nutrir un sector económico tan importante como el de servicios. Por si no saben los que deben saber, el sector servicios de todos los países es el que da más empleo. La contribución del sector servicios al producto interno bruto (PIB) de todos y cada uno de los países del mundo es el mayor y más importante. En Bolivia el sector exportador, incluyendo el de hidrocarburos, es importante en cuanto a valor en divisas, pero no ofrece el mayor empleo. Repito el sector servicios lo supera en importancia como contribuidor al PIB de Bolivia. Por eso digo que atentar contra este sector vertebral de la economía es estúpido. Más claro agua.

“Agua” que hace recuerdo a ese dicho del poeta y crítico de arte francés, Charles Baudelaire, que dice que hay instancias en que “la vida es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama”. Pero por más cama que cambie enfermo queda. O sea que no importa cuántas medidas raras tome la actual Cancillería porque, como van las cosas, los mayores e históricos problemas de Bolivia, que con el paso del tiempo vamos viendo que van convirtiéndose cada vez más en males de índole multiétnica y pluricerebral, y moral, no podrán plantearse debidamente. Es más, no habrá quién los plantee y por lo tanto las soluciones van quedando en el estribo de la quimera.

Alguien de rango del Gobierno dijo que exigir visa a estadounidenses era cuestión “de dignidad”. Me imagino que se refiere a la dignidad del boliviano, lo que viene a ser una perogrullada porque por ningún lado el boliviano gana dignidad ¡con exigir visa!. Yo diría más bien que la pierde porque se limitan la posibilidades de vender lo boliviano. Vender a buen precio es justo porque es el momento de encuentro de la oferta y la demanda del mercado. Y si es justo ¡es digno!, según el ateniense Platón y otros. Sólo se gana dignidad en el mundo actual con la elaboración, aprobación e implementación de leyes que sirvan de bastidor al comportamiento de moros y cristianos, a la inversión gravada de acuerdo al monto y al producto; a la propiedad que paga impuestos justos; al contrato, a la competitividad de productos primarios, manufacturados y semimanufacturados, hechos por particulares o por el Estado. Vender electricidad estatal o privada a Chile, en vez de gas, sería bueno, ¡encomiador! Y desde luego DIGNO de admiración. Ahí sí el concepto dignidad tiene asidero. Pero exigir visa a estadounidenses, no lo tiene.

Otro alguien del Gobierno dijo que la exigencia de visa era “en represalia” a las exigencias de visa de ingreso a bolivianos. Aquí es fácil. Los bolivianos van o intentan ir a EEUU, España, Argentina, Brasil y a otros países, a buscar el empleo.. que los sabios de Bolivia no ofrecen. En tanto que los gringos vienen a Bolivia sobre todo a sostener empleo, y a darlo, particularmente cuando vienen a invertir, y todos deberíamos saberlo. Pretender ignorarlo es simplemente digno de los que no tienen la menor aspiración de viajar a EEUU por frustrados, o de facilitar el ingreso de gente que tradicionalmente ha buscado ayudar más que perjudicar. Si algunos han perjudicado, como por ejemplo la Standard Oil en los años 1930, o la Gulf de los años 1960, es porque los gobernantes bolivianos lo permitieron y todos sabemos que las cosas no fueron transparentes, y que la que más sufrió fue la “dignidad” de Bolivia. La verdad es que las compañías extranjeras que en lustros recientes han hecho batería y media en combinación con autoridades de los gobiernos del momento han sido todo menos estadounidenses.

Ahora, es necio menoscabar a EEUU a sugerencia de cubanos, venezolanos y quizá otros, en función a la aguda credulidad de huestes desinformadas o mal informadas, ¿por qué? Porque en todos los países hay gente buena, menos buena, y mala. Catalogarlos a todos de cuestionables, cuando se los necesita, es, insisto, necio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: